716250
La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

   PERIODONTO    Clínica Dental

Edificio Centro Nuevo

Calle Pucará #20 oficina 306, Machalí.

Fono: +56942184441

 

 

 

        La principal causa de enfermedad en las encías es la placa bacteriana, pero existen características que pueden contribuir a su aparición y desarrollo:

 

Tabaquismo

        Uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de periodontitis es el hábito de fumar. En Chile, más del 40% de las personas entre 12 y 64 años es fumadora. El tabaquismo no solo incrementa el riesgo de aparición y desarrollo de la enfermedad, sino que también afecta de manera importante los resultados de la terapia periodontal, influyendo negativamente en el proceso de cicatrización después de terapias quirúrgicas y no quirúrgicas. Hasta el 90% de los pacientes fumadores presenta sitios que no responden a la terapia periodontal.

        Además, existe una fuerte relación entre la cantidad de cigarrillos fumados y la severidad de la pérdida de hueso cuando se compara con los no fumadores, siendo el doble en quienes fuman hasta 10 cigarrillos al día, y  5 veces mayor en las personas que fuman más de 10 cigarrillos al día.

 

Considerando que los fumadores tienen más riesgo de tener sitios que no responden a la terapia periodontal, se sugiere que sean vistos con mayor regularidad que un paciente no fumador.

 

 

Diabetes

        Existe una relación de tipo bidireccional entre diabetes y periodontitis, es decir, que la diabetes aumenta el riesgo de sufrir periodontitis, y esta última dificulta el control de los niveles de azúcar en la sangre.

        La diabetes provoca una respuesta inflamatoria exagerada frente a bacterias presentes en la encía y altera la capacidad de cicatrización y reparación, acelerando la destrucción de los tejidos afectados. A su vez, la periodontitis al producir una inflamación de tipo crónica puede iniciar o aumentar la resistencia a la insulina debido a la liberación de moléculas inflamatorias al torrente sanguíneo. Como resultado de esto, las personas diabéticas con periodontitis tienen un peor control de su glucemia y un mayor riesgo de sufrir complicaciones asociadas a la diabetes, siendo 3 veces mayor el riesgo de mortalidad por cardiopatía isquémica y nefropatía diabética.

 

La terapia periodontal es capaz de mejorar los niveles de glucemia y hemoglobina glicosilada, permitiendo un mejor control metabólico por parte del paciente.

 

 

Stress

        El estrés emocional se considera desde hace mucho tiempo como un indicador de riesgo para numerosas enfermedades, incluidas las periodontales. La justificación de esta asociación se basa en tres aspectos: una alteración del sistema inmune, que funciona peor a nivel general y por tanto también en las encías; una modificación de los hábitos del individuo, incluyendo una peor higiene bucodental, mayor consumo de tabaco o de alcohol, entre otros; por último, favorece el apretamiento dentario o bruxismo, lo que a su vez aumenta el riesgo de padecer o agravar las enfermedades periodontales.

 

Genética

        Las investigaciones indican que hay personas genéticamente más propensas a sufrir enfermedad periodontal, a pesar de tener buenos hábitos de higiene oral. Esto ocurre por la presencia de variaciones en genes que codifican la producción de moléculas que participan en la inflamación, haciendo que esta sea mayor de lo esperado y contribuyendo a una mayor destrucción de hueso.

        La influencia de esta variación genética es especialmente vista en las formas agresivas de periodontitis, en las cuales existen uno o más familiares afectados por la enfermedad. 

 

Se sugiere realizar un completo examen periodontal a otros miembros de la familia también (padres, hermanos, hijos), para confirmar o descartar la presencia de enfermedad periodontal.

 

 

Bruxismo y sobrecarga oclusal

        El bruxismo es una parafunción que se conoce comúnmente como rechinar de los dientes. Éste se puede producir durante el día o por la noche. El más frecuente es el relacionado con el sueño, también el más difícil de controlar.

        Las personas que tienen bruxismo aprietan fuertemente los dientes superiores con los inferiores y los mueven de atrás y hacia adelante y viceversa, la mayoría de las veces de forma inconsciente produciendo  desgaste dentario.

 

Estas fuerzas excesivas sobre los tejidos de soporte de los dientes pueden acelerar la tasa de destrucción de hueso cuando estos están afectados por periodontitis, agravando la enfermedad.